BOLIVIA

MIEDOS LABORALES: ¿CÓMO ENFRENTARLOS?

El miedo al trabajo es conocido también como ergofobia y puede llegar por muchos motivos, pero también pueden ser superados.

Con el “miedo” nos referimos a esas ocasiones incómodas en las que hay lidiar con una situación que nos paraliza e impide realizar nuestro trabajo con naturalidad o desenvolverse cómodamente con el entorno y los compañeros.

Toma nota de los miedos más comunes y cómo ponerles fin.

1.  Miedo a no estar cualificado para el trabajo; este miedo se caracteriza por la sensación que tienen algunos trabajadores de no merecer el éxito que alcanzan o de no estar cualificados para ocupar las posiciones que tienen a nivel laboral y están siempre alerta esperando el momento en que alguien se dé cuenta de que, en realidad, no tienen las cualidades necesarias para el puesto que ocupan. Es necesario deshacer esas creencias negativas y trabajar en los valores, habilidades, conocimientos y confianza en uno mismo.

2- Una de las situaciones más habituales en una empresa y a las que temen enfrentarse los empleados son las jornadas laborales que sobrepasan el horario laboral e incluyen fines de semana y jornadas maratonianas sin remuneración. Para evitar esos momentos incómodos, es importante, antes de aceptar un puesto, preguntar todo, incluidos los horarios reales de trabajo. Una vez conocidos, hay que sopesar los pros y los contras y ser consecuentes con la decisión que se ha tomado.

3- Una gran preocupación, especialmente cuando se trata de jóvenes profesionales, es el miedo a tener superiores que no permiten desarrollar el potencial personal del trabajador. Dependiendo de cuanto te impliques y cuánto valor le des a un puesto, así será valorado ese cargo y también tu trabajo. A pesar de todo, cuando creas que tu superior frena realmente tu carrera, debes tratar de cambiar de área, informándote primero de donde están los buenos líderes, aquellos que favorecen el crecimiento de su equipo.

4- Miedo a no alcanzar los objetivos; muchas de las empresas fijan objetivos cuantitativos que ejercen una presión en los trabajadores. Trabajar por objetivos es duro cuando lo haces por primera vez, así que hay que curtirse cuanto antes. Y sobre todo aceptar que si quieres ese trabajo necesitas «vivir el día a día», siendo un buen profesional, pero sin obsesionarte por qué pasará a final de mes.

5- El miedo a la continuidad laboral es uno de los mayores temores de los trabajadores con contratos por servicio, convenios, contratos y cualquier otra situación de inestabilidad laboral. Para sobrellevar ello solo hay que pensar en ser un buen profesional y hacer un buen desarrollo en el puesto de trabajo, así se sentirá la capacidad y automáticamente no habrá miedo a ser despedido o a encontrar otro empleo.

Haz que tu formación profesional asegure tu futuro laboral.

 
Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
SpanishEnglishPortuguese